Históricamente, los niños han sido considerados mini-adultos, hasta el punto de que en el pasado se vestían igual que los adultos y tenían que trabajar junto a los adultos en el empleo principal. Dentro de este contexto, la psicología infantil era un concepto extraño.

Jean Piaget es considerado como el fundador de la psicología infantil moderna. Su obra, desde el 1920 en adelante, apoyó la idea de que los niños y los adultos piensan de manera diferente. Una de sus principales contribuciones fue que a lo largo de su infancia, los niños pasan por distintas etapas de desarrollo emocional y mental. También propuso que el desarrollo intelectual está íntimamente ligado al desarrollo emocional, social y físico.

Hoy sabemos que la infancia es una época muy influyente en la vida de una persona. Los eventos que suceden cuando somos jóvenes, incluso los pequeños y aparentemente insignificantes, pueden tener un impacto directo en cómo nos sentimos y nos comportamos como adultos. Un psicólogo infantil trabaja dentro de este período tan importante de la vida una rama especializada de desarrollo de la psicología llamada psicología infantil o desarrollo infantil.

La Psicología Infantil es una rama especializada de la Psicología del Desarrollo.

Un psicólogo infantil es un experto en desarrollo infantil que trabaja con niños y adolescentes para diagnosticar y ayudar a resolver problemas que causan problemas emocionales o de comportamiento. La psicología infantil es importante porque puede ayudarnos a comprender mejor cómo funcionan los niños y cuál es la mejor manera de apoyarlos para que se conviertan en personas completas. Por lo tanto, es útil para ayudar tanto a los padres como a los maestros a comprender mejor y ayudar a los niños bajo su cuidado.

La psicología infantil ayuda a los padres y maestros a comprender mejor a los niños y la mejor manera de apoyarlos.

Hay 5 áreas principales cubiertas dentro de la psicología infantil:

  1. Desarrollo
  2. Hitos
  3. Comportamiento
  4. emociones
  5. Socialización

Lo que nos pueden enseñar las 5 áreas básicas de la Psicología Infantil

1. Desarrollo

Tres áreas de desarrollo infantil:

  1. El desarrollo físico se refiere a los cambios del cuerpo físico. Estos generalmente ocurren en una secuencia relativamente estable y predecible. También incluye la adquisición de ciertas habilidades, como la coordinación motora gruesa y fina.
  2. Cognitivo o desarrollo intelectual, se refiere a los procesos que utilizan los niños para adquirir conocimientos. Esto incluye el lenguaje, el pensamiento, el razonamiento y la imaginación.
  3. El desarrollo social y emocional están tan interrelacionados que a menudo se agrupan. Aprender a relacionarse con los demás es parte del desarrollo social de un niño, mientras que el desarrollo emocional involucra sentimientos y la expresión de sentimientos. La confianza, el miedo, la confianza, el orgullo, la amistad y el humor son parte del desarrollo socioemocional de uno.

Si bien pueden dividirse en categorías para facilitar la comprensión, las áreas física, cognitiva y socioemocional del desarrollo de un niño están inextricablemente vinculadas. El desarrollo en un área puede influir fuertemente en el de otra. Por ejemplo, escribir palabras requiere habilidades motoras finas y habilidades cognitivas del lenguaje. Además de las diferentes áreas de desarrollo, la investigación ha demostrado que el desarrollo sigue patrones o principios clave. La comprensión de estos principios ha tenido una enorme influencia en la forma en que cuidamos, tratamos y educamos a los niños.

Los desafíos de comportamiento son la razón más común para consultar a un psicólogo infantil.

2. Hitos

Los hitos del desarrollo son una forma importante para que los psicólogos midan el progreso de un niño en varias áreas clave del desarrollo. Actúan como puntos de control en el desarrollo de un niño para determinar lo que el niño promedio es capaz de hacer a una edad particular. Conocer los hitos para diferentes edades ayuda a los psicólogos infantiles a comprender el desarrollo normal del niño y ayuda a identificar posibles problemas con el retraso en el desarrollo. Por ejemplo, un niño de 12 meses normalmente puede ponerse de pie y soportar su peso agarrándose de algo. Algunos niños a esta edad pueden incluso caminar. Si un niño llega a los 18 meses de edad pero aún no puede caminar, podría indicar un problema que necesita más investigación.

Las áreas de desarrollo están interconectadas y se influyen unas a otras.

4 categorías principales de hitos del desarrollo:

  1. Hitos físicos : que pertenecen al desarrollo de la motricidad gruesa y fina.
  2. Hitos cognitivos o mentales : que se refieren a la aptitud de desarrollo del niño para pensar, aprender y resolver problemas.
  3. Hitos sociales y emocionales : que pertenecen a la capacidad del niño para expresar emociones y responder a la interacción social.
  4. Hitos de comunicación y lenguaje : Que implican que el niño desarrolle habilidades de comunicación verbal y no verbal.

Los hitos del desarrollo actúan como puntos de control en el desarrollo de un niño.

3. Comportamiento

Todos los niños pueden ser traviesos, desafiantes e impulsivos de vez en cuando. Los conflictos entre padres e hijos son inevitables a medida que los niños luchan, desde los “terribles dos años” hasta la adolescencia, para afirmar su independencia y desarrollar sus propias identidades. Estos comportamientos son una parte normal del proceso de crecimiento.

Sin embargo, algunos niños tienen comportamientos extremadamente difíciles y desafiantes que están fuera de la norma para su edad. De hecho, los problemas de comportamiento son la razón más común por la que los padres buscan la ayuda de psicólogos infantiles. La psicología infantil implica analizar todas las raíces posibles de los problemas de comportamiento, incluidos los trastornos cerebrales, la genética, la dieta, la dinámica familiar y estrés, y luego tratarlos en consecuencia.

Los problemas de comportamiento pueden ser problemas temporales que generalmente están relacionados con situaciones estresantes. Por ejemplo: El nacimiento de un hermano, un divorcio, o una muerte en la familia.

Alternativamente, los problemas de comportamiento involucran un patrón de conductas persistentes hostiles, agresivas o perturbadoras que no son apropiadas para la edad del niño. Los trastornos de conducta disruptiva más típicos incluyen el trastorno de oposición desafiante (ODD), el trastorno de conducta (CD) y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Estos tres trastornos del comportamiento comparten algunos síntomas comunes y pueden verse exacerbados por problemas emocionales y trastornos del estado de ánimo.

4. Emociones

El desarrollo emocional implica aprender qué son los sentimientos y las emociones. Comprender cómo y por qué suceden, así como reconocer los propios sentimientos y los de los demás, y luego desarrollar formas efectivas de manejarlos.

Este complejo proceso comienza en la infancia y continúa hasta la edad adulta. Las primeras emociones que se pueden reconocer en los bebés son la alegría, la ira, la tristeza y el miedo. Más tarde, a medida que los niños comienzan a desarrollar un sentido de sí mismos, emociones más complejas como timidez, sorpresa, euforia, vergüenza, vergüenza, culpa, orgullo y empatía. Las cosas que provocan respuestas emocionales también cambian, al igual que las estrategias utilizadas para manejarlas.

Aprender a regular las emociones es más difícil para algunos niños que para otros.

Aprender a regular las emociones es más difícil para algunos niños que para otros. Esto puede deberse a su particular temperamento emocional: algunos niños simplemente sienten las emociones con mayor intensidad y facilidad. Tienden a ser más reactivos emocionalmente y les resulta más difícil calmarse. Los niños emocionalmente reactivos también tienden a ponerse ansiosos más rápida y fácilmente que otros niños. Un psicólogo infantil primero identifica las razones por las que el niño tiene dificultades para expresar o regular sus emociones. Luego, desarrollarán estrategias para ayudarlo a aprender a aceptar los sentimientos y comprender los vínculos entre sus sentimientos y el comportamiento.

5. Socialización

Estrechamente relacionado con el desarrollo emocional está el desarrollo social. La socialización implica la adquisición de valores, conocimientos y habilidades que permitan a los niños relacionarse con los demás de manera efectiva y contribuir de manera positiva a la familia, la escuela y la comunidad. Si bien este es un proceso continuo, la primera infancia es un período crucial para la socialización.

Una de las primeras y más importantes relaciones que experimentan los niños es con sus padres o cuidadores principales. La calidad de esta relación tiene un efecto significativo en el desarrollo social posterior. En las relaciones con los compañeros, los niños aprenden a iniciar y mantener interacciones sociales con otros niños. Adquieren habilidades para gestionar el conflicto, tales como la toma de turnos, el compromiso y la negociación. También implica la coordinación mutua, a veces compleja, de metas, acciones y comprensión. A través de estas experiencias, los niños desarrollan amistades que brindan fuentes adicionales de seguridad y apoyo a las brindadas por sus padres o cuidadores principales.

Los factores que pueden contribuir a la incapacidad de desarrollar habilidades sociales apropiadas para la edad incluyen todo, desde la cantidad de amor y el afecto que el niño recibe por el nivel socioeconómico de la familia. Los niños que no logran socializar adecuadamente tienen dificultad para crear y mantener relaciones satisfactorias con los demás, una limitación que muchos llevan hasta la edad adulta.

El juego es una parte importante del desarrollo de las habilidades sociales.

Las áreas que un psicólogo intentará abordar cuando trabaje con niños que luchan por socializar incluyen frenar los impulsos hostiles o agresivos. Ayudarán a un niño a aprender cómo expresarse de manera socialmente apropiada, participar en acciones socialmente constructivas (como ayudar, cuidar y compartir con otros) y desarrollar un sentido saludable de sí mismo.

Un psicólogo infantil es alguien que se especializa en comprender los procesos del desarrollo infantil desde la infancia hasta la adolescencia.

La razón más común por la que un niño va a ver a un psicólogo infantil está relacionada con los problemas de comportamiento.

Las cinco áreas básicas de la psicología infantil son: desarrollo, hitos, comportamiento, emociones, socialización.

Los cuatro hitos del desarrollo infantil son:

  1. Físico
  2. Cognitivo o Mental
  3. Social y Emocional y por último,
  4. Comunicación y Lenguaje.

Categorías de artículos

santi-perich-psicologo-sabadell

Santi Perich

Psicólogo Col.12669 con una consulta situada en el centro de Sabadell.

Leave A Comment