¿Qué es la terapia Gestáltica?

La terapia Gestalt es un modelo de psicología de corte humanista que también es considerada como una teoría de la forma o como “la experiencia tal y como se le da al observador de un modo directo”. (Kohler, Koffka y Sander, 1969).

Este es su punto de partida y su base para entender cómo la psicología Gestalt, desarrollada por Fritz Perls percibe y trata a las personas y su interacción con el ambiente. Según la Gestalt, los fenómenos ocurren dentro de un campo y no cómo algo aislado, y de esta manera trata de comprender y trabajar, las cosas, como una totalidad.

El enfoque gestáltico recibe influencias de muchas corrientes. Así del psicoanálisis reformula los mecanismos de defensa, del conductismo incorpora la conducta observable como parte del funcionamiento global, del humanismo, es estudio de la totalidad de los seres humanos, de la meditación, el centrar en el aquí y ahora, etc.

Esto convierte la terapia Gestáltica en una filosofía y estilo de vida donde el cuerpo y la psique se considera como un todo y se trabaja de forma integral. Para ello se tienen en cuenta multitud de factores internos y externos.

¿Por qué hacer una terapia Gestalt?

Porque la terapia Gestalt considera y trabaja a las personas en el momento presente, evalúa su funcionamiento actual para detectar donde se interrumpe la persona en el presente y así realizar los ajustes necesarios para que la persona pueda realizar su vida sin dificultades.

Para ello en la terapia Gestáltica se evalúa cómo es el contacto del paciente consigo mismo y con los demás (contacto y retirada). Cada uno de nosotros siempre intentamos mantener un equilibrio entre nuestras necesidades y espacios, y nuestras capacidades de acercarnos o separarnos de los demás. Esto es lo que la psicología Gestalt considera “el ciclo gestáltico”.

Se considera que nuestra forma de funcionar se da de forma natural e inconsciente, haciéndolo de la mejor manera que somos capaces.

Es un proceso donde se da todo un conjunto de emociones, sentimientos, sensaciones y motivaciones que surgen en nosotros según nuestra propia construcción y las características del ambiente.

Si somos capaces de permitir, abordar y regular esas sensaciones, acompañándolas con las conductas adecuadas, nuestras necesidades se verían satisfechas y nuestro ciclo gestáltico completado.

Por desgracia, en muchas de nuestras historias personales se nos ha impedido completar los ciclos y hemos generado traumas, donde nos vemos atrapados en unos mecanismos ya aprendidos y automatizados, pero que hoy en día ya no son funcionales y favorecen la aparición de síntomas psicólogos que nos impiden llevar una vida plena.

¿Cuál es el objetivo de la terapia gestalt?

El objetivo de la terapia Gestalt es que las personas se den cuenta de cómo es su propio funcionamiento y comportamientos actuales.

Una vez que la persona se de cuenta qué es lo que no le funciona, puede aprender nuevas formas de ejecutar, más funcionales para su situación actual y que puedan ampliar sus recursos creativos, desarrollando capacidades nuevas para promover y facilitar nuevas experiencias.

Para simplificar lo dicho, esta interrupción del proceso gestáltico es lo que da lugar a la neurosis o personas neuróticas. Estas personas no perciben cuáles son sus necesidades y emociones y al no poder verlos con claridad se reprimen o niegan éstos y no completan el ciclo.

En definitiva, no son capaces de cubrir sus necesidades y viven en un estado de insatisfacción continuo. No mantienen un equilibrio de lo que necesitan del ambiente, ni tampoco llegan a dar lo que el ambiente necesita de ellos.

¿Cómo trabaja el terapeuta Gestalt?

El terapeuta Gestalt está a disposición del paciente para acompañarle en su camino de autoconocimiento y mejora, el objetivo es cambiar su enfoque actual de estar e intervenir en su ambiente para fomentar su asertividad y adquirir mayor libertad.

El terapeuta Gestalt tiene funciones muy concretas donde se tienen en cuenta varios factores.

Va a trabajar el tema que más necesidad presenta en el momento actual para el paciente, enfocando la mirada en la experiencia inmediata para poder detectar y relacionar lo que esta sucediendo con otros momentos en su vida.

Para ello es una prioridad para el terapeuta establecer una relación de yo-tu con el paciente de comodidad donde el paciente se pueda expresar abiertamente. El terapeuta también acompaña las sesiones con técnicas que están diseñadas para funcionar como un soporte para él y que favorecen el proceso.

¿Qué tipo de técnicas se usan en la terapia Gestalt?

Las técnicas gestálticas sirven en terapia para abordar la conciencia y para que el paciente se dé cuenta de sí mismo, es la única manera para que el paciente pueda empezar a introducir cambios para su mejora. Se utilizan diferentes tipos de técnicas, como la silla vacía, según el objetivo de la sesión.

Existen técnicas que ayudan a expresar cosas que a veces son reprimidas o no se han terminado de vivenciar, otras promueven la integración de la personalidad o ayudan a dejar de realizar cosas que no son necesarias o nos perjudican.

En conclusión, la terapia Gestalt es una terapia integral que tiene en cuenta el individuo como un todo al incorporar la totalidad de la persona y su forma de organizarse, ayudando al paciente que se de cuenta de su propio funcionamiento y de cómo es exactamente este, capacitándolo para cambiar su conducta.

La figura central es el paciente, siendo el terapeuta el facilitador de experiencias para desarrollar esa conciencia y dando soporte para generar habilidades y mecanismos nuevos y así garantizar un vida plena y satisfecha.

Categorías de artículos

santi-perich-psicologo-sabadell

Santi Perich

Psicólogo Col.12669 con una consulta situada en el centro de Sabadell.

Leave A Comment