Practicar el ejercicio durante un mes.

Elige, al comienzo de cada semana, una actividad regular y sencilla de su vida cotidiana que suelas llevar a cabo de manera inconsciente, con el piloto automático. Toma seguidamente la determinación de convertir esa actividad concreta en un recordatorio, en un espacio en el que despertar tu atención. Puede tratarse, por ejemplo, del hecho de preparar café o té, ducharse o ir a coger el coche… . Toma entonces también la determinación de detenerte durante un par de segundos en cada ocasión que vas a emprender esa actividad. Luego llévala a cabo con una atención completa y amable, como si se tratara del momento crucial de un largo retiro meditativo.

A medida que discurra la semana, trata de permanecer atento cada vez que lleves a cabo esa acción. De este modo, hasta los actos más sencillos pueden terminar convirtiéndose en un poderoso recordatorio y proporcionarnos una sensación de presencia y gracia. Si has elegido el hecho de abrir la puerta puedes, por ejemplo, hacerlo como si el mismo Buda fuera a atravesarla contigo; si has escogido preparar café o té puedes hacerlo con la misma elegancia que si se tratara de una auténtica ceremonia japonesa.

Al terminar la semana elige otra nueva actividad y procede así hasta que, al final de mes, hayas terminado incluyendo cuatro nuevas áreas de tu vida a la atención cotidiana.

Puedes, si quieres, proseguir el ejercicio durante un segundo y un tercer mes hasta que tu vida cotidiana termine impregnándose gradualmente del espíritu de la atención.

Categorías de artículos

santi-perich-psicologo-sabadell

Santi Perich

Psicólogo Col.12669 con una consulta situada en el centro de Sabadell.

Leave A Comment